Descubrimiento de América – Qué es, objetivos, definición y concepto


El descubrimiento de América es la denominación que tradicionalmente se le otorga al primer arribo de una expedición europea al continente americano. Dicho acontecimiento se produjo el 12 de octubre de 1492, cuando la misión española encabezada por Cristóbal Colón llegó a una isla del archipiélago de las Antillas luego de cruzar el océano Atlántico

Con el tiempo, la idea de “descubrimiento” para referirse a este suceso fue quedando en desuso. Por un lado, América ya contaba con pobladores desde unos 14.000 años antes de la irrupción de los europeos: de hecho, se calcula que vivían cerca de 50 millones de personas en el continente cuando las embarcaciones Santa María, Pinta y Niña (las tres carabelas) atracaron en estas tierras. Por otra parte, hay historiadores que sostienen que los vikingos lograron desembarcar en América en el siglo X, aunque dicha afirmación es motivo de debate.

El descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón se produjo en el siglo XV.

Antes del descubrimiento de América por parte de Colón

América antes de la llegada de Colón ya era un continente muy poblado y con civilizaciones avanzadas. Se estima que los primeros habitantes procedieron de Asia, existiendo una teoría del poblamiento temprano (que se habría iniciado hace unos 30.000 años) y otra del poblamiento tardío (que ubica el origen cerca de 12.000 años atrás).

La llamada civilización caral, desarrollada entre 3.000 y 1.800 a. C., es señalada como la primera sociedad americana con características complejas. Las culturas nazca, chavín, chimú y olmeca, entre otras referentes de la cultura precolombina, también pudieron alcanzar un importante progreso, que luego se potenció con la civilización maya, el imperio azteca y el imperio inca.

Respecto a contactos transoceánicos previos a la expedición de Colón, numerosos historiadores creen que puede darse por probada la llegada de los vikingos a la actual isla de Terranova (Canadá) en el siglo X. Allí, en América del Norte, habrían fundado el asentamiento de L»Anse aux Meadows, un hito que se le suele atribuir a Leif Erikson.

En este marco, se considera que los primeros vínculos entre los nativos americanos y los europeos podrían haberse forjado en el siglo XII. Los nórdicos aludían a los skraelings (indígenas norteamericanos), que serían los thule, y se referían a la región como Vinland.

Otras hipótesis manifiestan que los polinesios también podrían haber llegado a América antes que Colón. Lo que evidentemente estableció el viaje de 1492 fue el comienzo de un contacto estrecho entre el Viejo Mundo (Europa, Asia y África) y el Nuevo Mundo (América y Oceanía) ya que permitió confirmar a los europeos la existencia de territorios más allá de los que conocían hasta entonces.

Dos años después del descubrimiento de América, España y Portugal suscribieron el Tratado de Tordesillas para repartirse las áreas de conquista y navegación.

Los objetivos

Los objetivos de la expedición liderada por Colón estaban vinculados a encontrar nuevas rutas comerciales para acceder a las Indias y a China. Pensando que el diámetro terrestre era inferior al real, Colón creía que podía dar la vuelta al mundo navegando con dirección al oeste.

De este modo, con financiamiento a cargo de los reyes católicos, las tres embarcaciones partieron el 3 de agosto de 1492 del Puerto de Palos, en el sur español. Poco más de dos meses después, los exploradores se encontraron con la isla de Guanahani (actual Bahamas) y pensaron que se trataba de territorio indio.

La primera construcción europea en América –sin tener en cuenta los antecedentes vikingos ya mencionados– se realizó el 24 de diciembre de 1492, cuando los españoles levantaron el Fuerte Navidad con los restos de la carabela Santa María, que había encallado en las costas de la isla La Española.

El regreso de Colón a España se concretó en marzo de 1493. Tras informar las novedades a los reyes, el marino de origen genovés consiguió la financiación para realizar otros tres viajes a América, que realizó en ese mismo año, en 1498 y finalmente en 1502.

Cuba, Haití, República Dominicana, Jamaica, Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Panamá y Venezuela son algunas de las naciones actuales a cuyos territorios llegó Colón en sus distintos viajes. Pasó mucho tiempo, sin embargo, hasta que se confirmó que las tierras halladas por el navegante constituían otro continente y no eran parte de las Indias.

Se le atribuye al expedicionario, cosmógrafo y comerciante Américo Vespucio, quien participó de varias travesías para explorar el Nuevo Mundo, un rol preponderante en la identificación de estas tierras como un continente diferente. Por eso América le rinde homenaje con su nombre.

La conquista que siguió al descubrimiento de América le permitió a los españoles hacerse con grandes cantidades de oro y plata.

Después del descubrimiento de América

En 1499, los reyes españoles dieron por terminado el monopolio que ostentaba Colón sobre la exploración del Nuevo Mundo. Comenzaron entonces los denominados viajes menores o andaluces, con “descubrimientos” logrados por Bartolomé Ruiz, Pedro Alonso Niño, Antonio de Olivares, Andrés Niño, Vicente Yáñez Pinzón y Juan Ladrillero, entre otros.

La llegada de Colón y del resto de los exploradores abrió la puerta a la conquista de las tierras halladas. A lo largo de más de cuatro siglos se fue construyendo el Imperio español con reductos coloniales como el Virreinato del Río de la Plata (que comprendía a las actuales Argentina, Uruguay, Paraguay y parte de Bolivia), el Virreinato del Perú (con áreas de Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Brasil y Chile), el Virreinato de Nueva Granada (regiones de Ecuador, Colombia y Panamá), el Virreinato de Nueva España (México y estados de Estados Unidos), la Capitanía General de Venezuela y la Capitanía General de Guatemala.

No se puede dejar de mencionar que el proceso de colonización se llevó a cabo con violencia. En este contexto, se procedió a la evangelización por la fuerza para sumar a los nativos a la Iglesia católica y se recurrió a la esclavitud y la encomienda para explotar a los indígenas americanos.

دیدگاهتان را بنویسید