Revolución comunista china – Qué es, definición y concepto


Revolución comunista china es la denominación de un acontecimiento histórico que tuvo lugar en 1949 y que supuso el final de la guerra civil china. Tras este suceso, nació la República Popular China.

En la mencionada guerra civil, se produjo el enfrentamiento entre el bando nacionalista (el Kuomintang o Partido Nacionalista Chino liderado por Chiang Kai-shek) y el sector comunista (el Partido Comunista de China encabezado por Mao Zedong). Con la victoria del PC chino, se instauró el comunismo en el gigante asiático.

La historia moderna de China está marcada por la revolución comunista de 1949.

Antecedentes de la Revolución comunista china

Los antecedentes de la Revolución comunista china se encuentran en varios sucesos que se desarrollaron en la primera mitad del siglo XX en el territorio chino. Un hito que comenzó a sentar las bases para la irrupción del comunismo fue la revolución de Xinhai, que se inició en octubre de 1911 y se extendió hasta febrero de 1912.

Este proceso marcó la caída de la dinastía Qing y el nacimiento de la República de China. De acuerdo a los historiadores, los sucesos se desencadenaron debido al malestar de una gran parte de la sociedad china con la dinastía imperial que regía los destinos de la nación desde 1644, vinculado sobre todo a las derrotas de las fuerzas armadas chinas en enfrentamientos internacionales como la Primera Guerra Sino-Japonesa y la Guerra del Opio. En este marco, la población reclamaba también una modernización.

El éxito revolucionario se materializó en la creación de la República de China, que se concretó el 30 de diciembre de 1911 con Sun Yat-sen del Kuomintang como primer presidente. En 1927, se rompió la alianza entre el Partido Nacionalista y el Partido Comunista, desatándose una guerra civil.

Esta pugna tuvo dos etapas (1927-1937 y 1946-1949), con una interrupción en el medio debido a la Segunda Guerra Sino-Japonesa, donde China contó con el apoyo de Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En la segunda fase de la guerra civil se dieron los eventos que derivaron en la revolución comunista.

La bandera de la República Popular China es roja y presenta cinco estrellas de color amarillo.

El reinicio de la lucha

Luego de la pausa por la Segunda Guerra Sino-Japonesa, cuando nacionalistas y comunistas se unieron para combatir a los japoneses, la guerra civil china se reinició con una ofensiva ordenada por Chiang Kai-shek contra las localidades dominadas por los comunistas, que se encontraban en la región norte luego de la Larga Marcha o Gran Marcha (cuando, entre 1934 y 1935, el Ejército Rojo huyó de las tropas nacionalistas rumbo al norte). Antes hubo una negociación entre ambos bandos que no prosperó.

Frente a la superioridad nacionalista, Mao Zedong optó por la “guerra móvil”, distribuyendo a sus combatientes para forzar una división de las fuerzas nacionalistas, que eran más numerosas y poderosas. Chiang Kai-shek, mientras tanto, fue convirtiendo su gobierno en una dictadura.

Poco a poco, el Partido Comunista empezó a fortalecerse. En un encuentro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino de 1948, diversos partidos políticos y agrupaciones sociales expresaron su apoyo al PC. En este contexto, el Ejército Popular de Liberación pasó a la ofensiva.

Las sucesivas victorias comunistas en diferentes regiones llevaron a Chiang Kai-shek a renunciar a la presidencia de la República de China a comienzos de 1949, siendo reemplazado por el vicepresidente Li Zongren, con quien los comunistas buscaron un acuerdo que finalmente no se logró.

Meses más tarde, las ciudades más importantes de China ya estaban bajo control de los comunistas. En septiembre de 1949, la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino proclamó la creación de la República Popular China aunque siguieron los combates. Finalmente, en 1950, Chiang Kai-shek y millones de nacionalistas se instalaron en Taiwán para continuar en dicha isla con la República de China.

La plaza de Tiananmen es un símbolo de la revolución comunista china y donde en 1989 las autoridades desataron una feroz represión contra manifestantes.

Las políticas de la Revolución comunista china

La Revolución comunista china llevó a la aplicación de las políticas ideadas por Mao, basadas en el marxismo-leninismo. El pensamiento de Mao Zedong llevó al desarrollo de una versión del marxismo conocida como maoísmo, en la cual los campesinos eran considerados protagonistas de la revolución, a diferencia de lo que sucedía en la Unión Soviética.

Mao, que estuvo al frente de la República Popular China hasta su fallecimiento en 1976, llevó a cabo diversas campañas económicas e ideológicas, como el Gran Salto Adelante (un plan quinquenal lanzado en 1958 para impulsar la industrialización pero que acentuó el hambre en China) y la Revolución Cultural (para preservar el comunismo y reposicionarse luego del fracaso del Gran Salto Adelante).

En el periodo de la Revolución Cultural (1966-1976), se endurecieron la censura en China y la represión política, se acentuó la lucha de clases y se incrementó el culto a la personalidad de Mao, a diferencia de lo sucedido durante la Campaña o el Programa de las Cien Flores en 1956 y 1957 (cuando el líder comunista promovió el debate y aceptó las críticas internas)

Después de Mao

Tras la muerte de Mao Zedong en 1976, hubo un periodo de transición hasta 1978 con Hua Guofeng al frente de la República Popular China. Luego el legado de la Revolución comunista china estuvo en manos de Deng Xiaoping (del ’78 al ’89), Jiang Zemin (del ’89 a 2002), Hu Jintao (de 2002 a 2012) y Xi Jinping (desde 2012 hasta la actualidad).

Gracias al pensamiento de Deng Xiaoping, a fines de los ’70 se puso en marcha una política de liberalización económica que ayudó a modernizar China y a convertir al país en una potencia internacional. Aunque se mantuvo la economía planificada, comenzaron a aplicarse reformas de mercado y se avanzó en el denominado socialismo con características chinas.

Más allá las reformas y apertura, el régimen sigue siendo considerado como una dictadura comunista para muchos países occidentales, que sostienen que la disidencia en la República Popular China no es posible sin pagar series consecuencias.

دیدگاهتان را بنویسید